Barrancos

   Barrancos es un pueblo portugués situado a nueve kilómetros de Encinasola. Nació en el interior de La Contienda, un territorio fronterizo que durante cinco siglos se disputaron España y Portugal, y que, finalmente, ya a principios del siglo XX, se repartió entre los municipios de Moura, Aroche y Encinasola. Un territorio cuyo nombre sintetiza su historia: “Contienda”. Los marochos sentenciaron su devenir con un dicho:

La Contienda, el diablo la entienda.

  De una pequeña aldea, repoblada en distintos momentos con gentes de Aroche, Cortegana, Cumbres de San Bartolomé, Enmedio y Mayores, y, desde luego, Encinasola, Barrancos ha pasado a ser un pueblo relativamente próspero en su entorno.

   Los barranqueños tienen un peculiar dialecto y dominan perfectamente el castellano. Muchos de sus cantos tradicionales (coplas de quintos, de nochebuena…), siguen cantándolos en castellano (ya menos, porque estas coplillas no se cantan en casi ningún sitio).

   Cada uno de los libros que he editado hasta ahora, lleva un subtítulo. Siempre he pretendido que matice, que afine su contenido. En 2002 edité “CANCIONERO Y TRADICIONES DE ENCINASOLA (Puntos de encuentro con Barrancos)” porque además de las quinientas coplillas de Encinasola, incluí sesenta y una de Barrancos, todas recogidas de tradición oral y en castellano. Muchas de ellas, réplicas de las que se cantaban en Encinasola.

   Aprovechando que el próximo día veintiocho de agosto empieza la Feria de Barrancos, vayan ahí unos ejemplos:

[38]

BARRANCOS ÉS MINHA TERRA,

BONITA VILA ARRAIANA,

TU CANTAS Á ESPAÑOLA

Y TAMBÉM ALENTEJANA.

[39]

ADIÓS CALLE DE SAN BENTO

CON VENTANAS Y BALCONES;

YA PARA MI SE ACABARON

TODAS LAS CONVERSACIONES.

[40]

LAS MUCHACHAS DE ESTE PUEBLO

DICEN QUE NO TENGO NÁ;

AL DOCTOR CARRUSCA

SE LO PUEDEN PREGUNTAR.

   Éstas dos últimas son coplas de quintos; el Dr. Carrusca, el médico que hacía el reconocimiento a los quintos, que los desnudaba para “inspeccionarlos”.

   Buena Feria barranqueños.