El día de los fieles difuntos

  Hoy estuve en el cementerio. Después del agua de los últimos días, pareciera que toda la gente de Encinasola nos hubiéramos puesto de acuerdo para ir juntos a arreglar los nichos de nuestros difuntos. Un rosario de sentimientos, recuerdos entrañables, alguna lágrima…  A la gente del Sur nos gusta atender a los que se nos fueron, mostrarles nuestro respeto, rendirles culto desde la intimidad colectiva.

  No es un tema para músicas, pero alguna coplilla, más o menos adecuada, hay. Éstas, que recuerdan aquellos enterramientos que se hacían en el suelo, me las cantaron en Valverde y las recogí en el libro “Dicen que Valverde tiene…”

[60]

AL ENTRÁ EN EL CEMENTERIO

PUSE EL PIE Y PISÉ UNA MALVA

Y ME CONTESTÓ MI MADRE:

¡NO ME PISES HIJO DEL ALMA!

[61]

AL ENTRÁ EN EL CEMENTERIO

PISÉ UN HUESO Y DIO UN QUEJÍO

Y ME CONTESTÓ MI PADRE:

¡NO ME PISES HIJO MÍO!