MARÍA Y LAS CORREDERITAS

   Se llama María y ronda los 90 años. La observé embelesada, alegre, moviendo los labios y la cabeza al son de la copla que salía del corro:

Amor mío, amor mío 

vuelve mañana …

   Los ojos vidriosos, centelleantes, con luminiscencia mágica. Parecía transportada a otra época, a otro momento. La pude ver de joven, cantando aquellas canciones en la rueda, junto a sus amigas de infancia:

… que es muy larga la ausencia …

  Yo, que grababa la correderita, sin dejar de observarla, discretamente, fui acercándome hasta ella. La escuche cantar con voz tenue, recogida, ensimismada, pero clara:

… de una semana 

¡y adiós, adiós!

   Mil razones hay para seguir recuperando estos rituales antiguos de nuestros abuelos, que el tiempo, casi, nos hizo olvidar; pero, el sábado pasado, cuando oí cantar a María y vi toda la felicidad del mundo condensada en su cara, me sentí plenamente reconfortado, recompensado por el esfuerzo que hacemos desde la Asociación Cultural “El Pandero”.

  Y qué decirles cuando, al terminar la canción, me miró y me dijo un lacónico y conmovedor “gracias”. ¡Cómo alimentan el alma estas cosillas!