El Rosario de la Aurora

  El pasado sábado, al filo del alba, me despertó un rumor lejano que fue acercándose lentamente. El ambiente se inundó de melódicos sones, principalmente entonados por voces blancas: era la gente de Encinasola rezando el Rosario de la Aurora.

  En otros tiempos además del Rosario, entre misterio y misterio, cantaban algunas coplillas:

[164]

EL DEMONIO, COMO ES TAN TRAVIESO

EN UNA BELLOTA SE QUISO METER

Y LA VIRGEN MARÍA LE DIJO:

¿DÓNDE VAS DEMONIO

SI NO HAS DE CABER?

  Otra que cantaban, con intención de subir el ánimo del séquito y hurgar en la conciencia de los que no asistían a la santa procesión, era ésta:

[165]

LOS QUE VAN AL ROSARIO

NO TIENEN FRÍO,

LOS QUE ESTÁN EN LA CAMA

ESTÁN ATERIDOS.

  Una mañana de octubre, un popular personaje de Valverde del Camino, Pelachingo, en respuesta a la coplilla anterior, abrió la ventana y les cantó esta otra:

[166]

AL REVÉS TE LO DIGO

PA QUE ME ENTIENDAS,

Y SI NO TE LOS CREES,

PASA Y ME ATIENTAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *