El lenguaje de las campanas

  El tiempo en el ámbito rural fluye a una velocidad distinta al de la ciudad. Tiene otra dimensión: un ritmo más lento y profundo, que rezuma paz, sosiego. Tradicionalmente las campanas, alzadas en las torres de las iglesias y en consecuencia en manos de religiosos, marcaban el discurrir del pueblo: anunciaban el amanecer, convocaban a los fieles a la iglesia, al Ángelus, eran la llamada a fiesta, a la catástrofe, el aviso de fuego, de nueva vida, de boda, de muerte… Tocan agonías -dos campanadas si era mujer, tres si era hombre- y un reguero de interés e incertidumbre se apodera de cada rincón y cada persona hasta averiguar qué miembro de la comunidad se fue…

[199]

LAS CAMPANAS DE MI PUEBLO

SÍ QUE ME QUIEREN A MI:

TOCARON CUANDO NACÍ,

TOCARÁN CUANDO ME MUERA,

VAN TOCANDO MI VIVIR.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *