REQUIEBROS

  Todo momento es bueno para el amor, pero, este tiempo de Primavera, resulta especialmente favorable. Se sale del letargo invernal. Los días son más largos, renace la luz, las flores revientan, se avivan los colores, el corazón rejuvenece… Hasta la música cambia de melodía y esas letrillas que tanto me gustan, encierran requiebros como estos:

EL DÍA QUE TU NACISTE , 

QUE TRISTE ESTARÍA EL SOL, 

AL VER QUE OTRO SOL SALÍA

CON MUCHO MÁS RESPLANDOR.

A TU CARA LA LLAMAN

SIERRA MORENA,

Y A TUS OJOS LADRONES,

QUE ANDAN POR ELLA.

SI ME MIRAS ME MATAS,

SI NO, ME MUERO;

MÁTAME, VIDA VÍA, 

QUE MORIR QUIERO.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *