NINGÚN CORAZÓN SE CONQUISTA CON VIOLENCIA

  De cualquier clase que sea, la violencia me da tristeza. Es un embrutecimiento mental que nos hace retroceder, nos acerca a la más execrable primigenia humana.
Toda clase de violencia es deplorable pero, la que se ejerce a personas indefensas, contra las desprotegidas, me da rabia.
Y quien la practique -da igual la modalidad-, quien aprovecha -sea quien sea- una situación de privilegio -cualquiera, sin distinción- para maltratar, me da asco.
Una degradación humana.
Este 25 de noviembre, recuerdo un cantar popular andaluz:

¡Que se pique de gangrena 

la boca con la que riñes, 

la mano con que le pegas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *