DIARIO DE UN CONFINADO (45)

Día 45. 27/04/20. Lunes.

Alguna vez leí que «quien no es feliz con poco, no lo será con mucho«. Es decir, quien no sabe apreciar lo que tiene, ni la grandeza de las pequeñas cosas, tampoco se reconfortará con la abundancia, y vivirá infeliz, deseando lo que no tiene y, seguramente, nunca tendrá. Ya sé, hay que disponer, al menos, de lo necesario, y la comodidad y buena vida nos gusta a todos. Pero ya sabes, no me refiero solo a lo material y, en cualquier caso, a quien con lo suficiente, no le suele bastar.

Hay muchas frases, dichos y refranes sobre este asunto. Pero no te quiero machacar con tanto refrán. Todos transmiten la idea de que la felicidad depende de los detalles, de las cosas simples y nace de nuestro interior.

Te pondré un ejemplo muy simple de algo material y cotidiano. Me gusta el jamón de la Sierra, ibérico y de bellota si es posible; las gambas de Huelva -exquisitas-, unas cigalas abiertas a la plancha, langostinos, carabineros, ostras, zamburiñas…; y un buen pescado de Isla Cristina fresco y cocinado adecuadamente -da igual cuál, me gustan todos-; una buena parrillada de verduras variadas; un buen queso extremeño; y con un buen vino para regar cualquiera de estos manjares ¿A quién no le va a gustar?

Pero ayer decidí -decidimos- tomar dos huevos fritos con patatas. Las patatas las saqué del huerto una hora antes -aún son pequeñas, pero suficiente-; los huevos -esta vez no eran de campo-, hechos en su punto; las patatas -con aceite de oliva, de la almazara de Encinasola-, fritas al gusto; el pan, listo para mojar… Qué exquisitez!. No eché ningún manjar en falta.

La sencillez, la humildad y la austeridad, son fuente de felicidad. Y son tres elementos que los generamos nosotros mismos. Piénsalo.

Hoy el tema musical, hermoso y sentido. Como te digo siempre, cierra los ojos, recuéstate en el sillón y déjate llevar por la música.

¡Qué hermosura, por Dios!! Ya sabes, un poema de Rosalía de Castro al que puso música Amancio Prada en 1975.

Los datos de hoy: 209.465 diagnosticados; 23.521 personas muertas; 100.875 pacientes dados de alta.

Si no es indispensable, no salgas de casa, y si tienes niños pequeños, toma las medidas de precaución que corresponde y llévalos a dar un paseo. Con orden y sentido, como tú sabes, guardando la distancia social y cumpliendo las «CUATRO REGLAS DEL UNO»: una hora, no más de un kilómetro desde tu domicilio, una vez al día y acompañado por un adulto. Disfruta viéndolos disfrutar.

2 pensamientos en “DIARIO DE UN CONFINADO (45)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *