La vieja y el candil

   No me gusta que suba nada o, al menos, que lo haga sin ofrecer algo a cambio. Menos aún en los tiempos que corren, con las cosas que se escuchan, ven y uno intuye. Pero, a propósito de la subida del recibo de la luz, recordé esta coplilla que muestra como en otros tiempos, cuando no había factura eléctrica, los gastos para alumbrarse eran otros.

[33]

UNA VIEJA Y UN CANDIL

SON LAS RUINAS DE UNA CASA;

LA VIEJA POR LO QUE GRUÑE

Y EL CANDIL POR LO QUE GASTA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *