MIENTRAS TE CANTO UNA COPLILLA (22) Puede que sí, puede que no…

Dicen que el otoño apunta a seco. Eso dicen. Aunque estos días el cielo se muestre teñido de ceniza y salpicado de nubes. ¿Viste qué maravilla de formas y tonos grises? Amenazan agua que luego cae, o no. En Valverde no ha llovido, pero en Encinasola el otro día hubo zonas que se inundaron. No sé si llovió mucho o las alcantarillas no estaban preparadas. O quizá sea que tenemos enfadada a la atmósfera –esta es una expresión que utilizaba mi padre; la escribo e, inconscientemente consciente, de forma autómata, sonrío con su recuerdo-. Ahora cuando llueve lo hace así, sin orden, a degüello. Supongo que la atmósfera estará enfadada. No sé.

Es tiempo de sembrar: en aguas primeras siembra lo que quieras, que reza el refrán. Otros dicen:

La otoñada verdadera, por San Mateo las aguas primeras.

El otoño verdadero, por San Miguel el primer aguacero.

Otoñada segura, San Francisco la procura.

San Mateo es el 21 y San Miguel el 29 de septiembre; San Francisco de Borja, el 3 de octubre. Este otro dicho amplia el marco:

Si en septiembre ves llover, otoño seguro es.

Luego lloverá, que es lo que toca, o no. Porque dicen que el otoño apunta a seco. No sé. Puede que en unos sitios llueva y en otros no. El tiempo es como el refranero. Hay que saber entenderlo, situarlo. A veces queremos aplicar refranes de la Castilla profunda a nuestro particular sur. Y no funciona.

La luz, los días, ya se ven menguar. Se van acortando y empieza a oscurecer cada vez más temprano. Ya mismo llegará lo del cambio de hora. Que unos dirán que es bueno y otros que malo. No sé.

Cuando a las seis veas oscurecer, otoño seguro es.

Más certeros son estos:

En otoño y en invierno, tiemble el enfermo.

Otoño e invierno, malas estaciones para los viejos.

El otoño siempre viene acompañado de resfriados, enfriamientos… Lo propio del tiempo. Y no está el horno pa bollos, que dice otro refrán. Estén en el norte, en el centro o en el sur, con esto del COVID, para los mayores, no hace falta que sea otoño. Quizá peor que la estación del año sea estar o no en una residencia… No sé.

Tampoco sé si con la jubilación se inicia el otoño vital. Aún no lo sé. Por lo pronto voy bien. Pero el COVID lo cubre todo con un espeso manto, que puede esconder, camuflar, muchas cosas. No sé. Puede que sí, puede que no…

Rehuso hablar de la actualidad política, social, laboral, educativa, económica, cultural… ¿Qué decir? El otro día encontré esto en Facebook y, visto como está el patio, me pareció una buena reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *