La Virgen de Flores y la Virgen de Roca-Amador

    Desde el primer domingo de agosto hasta el último de Septiembre, cada año, la Virgen de Roca-Amador permanece en la parroquia de Encinasola, para goce de los marochos.

   Encinasola, sabiamente, ha sabido mantener una devoción repartida y equilibrada entre las dos advocaciones religiosas con ermita en su término: la Virgen de Flores y la Virgen de Roca-Amador. La presencia de ambas -que se remonta al proceso repoblador de la comarca a finales del siglo XIII-, está ligada a la existencia del núcleo urbano actual y a sus primeros moradores.

   La Virgen de Roca-Amador era conocida de antiguo en el pueblo como la “Virgen de los pobres” y su hermandad ha seguido siempre reglas de discreción, fe e intimidad religiosa. La Virgen de Flores, la Patrona, tan esplendorosa y galante, ejerce el patronazgo velando por la protección de todos los marochos, presentes y ausentes.

   Eduardo Hernández, “El Garrocho”, en un fandango con melodía inspirada en “El Pandero”  (¡¡qué gran error hacer versiones, con lo bonito que es El Pandero tal como es!!), sintetizaba así este sentimiento compartido:

 [37]

TIENEN TODOS LOS MAROCHOS

REPARTIDO EL CORAZÓN

ENTRE SU VIRGEN DE FLORES

Y LA DE ROCA-AMADOR;

TODOS LOS MAROCHOS TIENEN

DIVIDIDO SU FERVOR.

Un pensamiento en “La Virgen de Flores y la Virgen de Roca-Amador

  1. No hay la menor duda sobre la gran diferencia existente entre las dos hermandades de nuestro pueblo. En una habita las ganas de apariencia, de querer figurar a costa de lo que sea, y en la otra la sencillez, la devocion y el saber estar, creo que esta ultima representa al verdadero sentir marocho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *