El color de la pena

   Con frecuencia, la vida nos ofrece situaciones que nos apenan. Hay gente -los demás los llaman pesimistas y ellos se tienen por realistas-, que buscan la cara más negativa de cada cosa y creen que todo es susceptible de empeorar. Con lo reconfortante que es buscar lo positivo de cada circunstancia y algunas pobres criaturas andan permanentemente empeñadas en averiguar el color de la pena. Pues bien, para ellas traigo hoy la respuesta sin necesidad de sufrir. La encontré en una seguidilla que cantan en Valverde:

[41]

TODO EL QUE QUIERA SABER

DE QUE COLOR ES LA PENA,

SE ECHE EL CAMISÓN PARRIBA

Y SE ARRIME A UNA COLMENA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *