Marcelo Palanco y José Luis Diéguez

  A medida que me adentro en las entrañas del flamenco, más me envuelve. Su autenticidad, seduce. Y reconforta constatar que está en alza. A pesar de las dificultades del momento no dejan de salir nuevas figuras: el pasado viernes asistí en las Cocheras del Puerto de Huelva a un excelente concierto del guitarrista valverdeño Marcelo Palanco y hace unas fechas cayó en mis manos una grabación de José Luís Diéguez, al que auguro una prometedora carrera. Hoy, siquiera de pasada y como introducción a la coplilla, quiero hablar de ellos.

  Marcelo Palanco ofreció un concierto magnífico. Mostró una destreza y un duende, capaz de sacar de las cuerdas de la guitarra sones que espabilan los sentidos y endulzan el alma. Tocó, entre otros, temas de de Tomatito y El Niño Miguel, pero lo mejor fueron tres composiciones propias, de altísimo nivel: unos tangos, unas seguirillas y unas bulerías. Magistral, sencillamente magistral. Pronto oiremos hablar de él, mucho y bien.

 José Luís Diéguez, es un joven cantaor. Después de rodar de certamen en certamen y curtirse en modestos escenarios, en 2013 consiguió el galardón “Melón de Oro”, que organiza la Peña Flamenca del mismo nombre, en Torre Pacheco (Murcia). El premio le ha supuesto la grabación del CD “Aires de Huelva en Lo Ferro”. Toca varios palos y todos bien: bulerías, tangos, cantiñas, ferreñas, granaínas… y, por supuesto, fandangos de Huelva; lógico porque es de la tierra, de El Campillo, y lo ha mamao desde la cuna, canta

[107]

ME PREGUNTAN POR AHÍ

QUE QUIÉN ME ENSEÑÓ EL FANDANGO,

EN LA CUNA LO APRENDÍ

ME LO CANTABA MI PADRE

PARA PODERME DORMIR.

  Marcelo y José Luis tienen arte pa rabiá y deseo que les acompañe la suerte, tan necesaria en los comienzos, y les ayude a llegar donde merecen. Luego, que no olviden la letra de este fandango que entresaco de los que canta Diéguez:

[108]

SI PORQUE SUBES LIGERO

PIENSAS QUE NO HAS DE BAJAR,

MIRA LAS NUBES DEL CIELO:

AYER FUERON AGUA DEL MAR

MAÑANA, CHARCOS DEL SUELO.

Un pensamiento en “Marcelo Palanco y José Luis Diéguez

  1. Amigo Tomás!, No tengo el placer de conocerte personalmente. La referencia que tengo tuya es a través de Javier, mi hermano.
    Muchísimas gracias por tus palabras, es un verdadero placer leer estas palabras de elogio y aliento de alguien que sabe de lo que habla. Aún me queda mucho camino por andar, y no sé hasta donde llegaré, lo que sí sé, es que esta afición me acompañará siempre, porque como tú bien sabrás y estarás de acuerdo conmigo, el flamenco es como una droga de las que no te puedes quitar de la cabeza.

    Agradeciéndote nuevamente estas líneas, y a la espera de que nos encontremos pronto, recibe un abrazo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *