DIARIO DE UN CONFINADO (29)

Día 29. 11/04/20. Sábado.

A la Pasión y Muerte de Cristo sigue, mañana Domingo, la Resurrección. Tras ella, un  profuso calendario de exaltaciones a la Virgen, en forma de romerías.

La romería se puede definir como una o más jornadas de campo en torno a un santuario o ermita, cuyo objeto es trasladar una imagen religiosa desde la población o peregrinar hasta la ermita para venerar y renovar la fe. La ermita es la referencia y para llevar o llegar hasta la imagen religiosa es necesario recorrer un camino. Sobre estos tres elementos -ermita, imagen religiosa, camino- discurre el hecho festivo, los rituales y la espiritualidad de una romería. Para ello es necesaria la conjunción de la autoridad eclesiástica, la civil y, necesariamente, la gente del pueblo.

En general en el sur, y especialmente en los pueblos de Huelva, son maestros en este asunto. Prácticamente todos tienen romerías con tradición de siglos. Si nos detenemos a analizar el origen de cualquiera de ellas, sea la de San Benito, la Virgen de la Peña, Piedras Albas, Reina de los Ángeles, Virgen de Flores, Santa Eulalia, Virgen de Coronada o cualquier otra, se constata que en todos los casos el levantar una ermita extramuros, dedicarla a un santo o una virgen y que un pueblo se comprometa a rendirle culto anual desde hace siglos, encierra una causa poderosa. No se trata de un hecho anecdótico o casual. En la mayoría de los casos es difícil concretarlo porque el origen nos suele llegar a través de la tradición oral, que nos sumergen en leyendas que se pierden en el tiempo.

Estas romerías del Andévalo y la Sierra, -no hablemos del Rocío, madre de todas- con tanto arraigo, por su antigüedad y solera, a la gente de aquí nos resulta natural. Están tan entrañablemente ligadas a cada pueblo que forman parte de ellos.

Pero este año no podrá ser. Se quebrarán un sinfín de encuentros, preparativos, ilusiones… Porque los sentimientos y la fe, no se rompen; más bien se ven reforzados con estos tristes acontecimientos.

 Vayamos haciendo boca. Escucha con atención como canta, se divierte y reza nuestra gente.

Me cuesta hablar de datos esperanzadores cuando anoto que han muerto 510 personas más desde ayer. Cada muerto, cada infectado, tiene nombre y apellidos, familia, amigos, vecinos… Sigue la tragedia. Los datos de hoy: 161.852 (+4.852) diagnosticados; 16.353 (+510) personas muertas; 59.109 (+3.441) pacientes dados de alta.

                                                    #QuédateEnCasa.

4 pensamientos en “DIARIO DE UN CONFINADO (29)

  1. Qué bonito Tomás todo lo que estás escribiendo en todos estos días de confinamiento
    Te sigo con mucho interés y te lo agradezco para sobrellevar esta situación. Cuando vuelvo de leer para darte un «un me gusta» o «me encanta» me desaparece la página. Por eso aprovecho ahora para dártelos y desearte mucha salud a ti y a tu familia; a mi compi Esperanza, por supuesto, un afectuoso saludo tb. Hasta pronto amigo!

  2. Hoy lo has calcado Tomás..
    Nuestros sentimientos de no poder ir hoy a nuestra hermita para poder traer a nuestra Patrona..
    Nuestros corazones hoy están tristes, pero pensemos en como estarán los de esas familias que han perdido a sus seres queridos y ni siquiera se han podido despedir de ellos y algunos ni saben siquiera dónde están sus cuerpos.. Eso sí que es tristeza.. Tengamos fe.. que esto pasará y volveremos a ir un día como hoy por nuestra Patrona Virgen de Flores.. Y rrzemos por esos abuelitos que se han marchado sin tener una muerte digna..
    Un abrazo para ti y los tuyos..

    • Gracias, Nati.
      El no poder ir este año a su ermita, no deja de ser anecdótico. Ella nos escucha desde donde estemos.
      El año que viene estaremos allí todo será distinto. Seguro que sí.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *