En recuerdo a mi padre

   La gente mayor atesora una sabiduría basada en la experiencia que, con frecuencia, generaciones más jóvenes desprecian o ignoran. Si se les escucha con atención, además de hacerlos felices, en cualquier momento puede surgir una enseñanza o una sentencia.

   Mi padre era mucho de refranes y dichos. A cada momento salía con algo que, en muchas ocasiones y haciendo gala de su sabiduría y alegre temperamento, la enseñanza portaba una sonrisa. En la Navidad pasada, tomando una cerveza, le pregunté “¿Cómo estás ahora?,” y él me respondió:

 “NO ESTÁ UNO YA, NI PA LAS COPLAS DE UN CASAMIENTO”.

   Y después aclara: “en los casamientos de antes se cantaba poco, porque había que estar a lo que se comía, no al cante”.  

   Pues como ésta, muchas. Todos los refranes que pongo a continuación salieron de su boca, siempre en el momento adecuado.

 A LA LEÑA TUERTA, SE LE BUSCA LA VUELTA.

 —

LAS ABREVIATURAS Y LOS CUERNOS,

NA MÁS QUE LOS ENTIENDE QUIEN LOS PONE.

 —

EL QUE PRESTA BESTIAS Y A LA MUJER SACA DE FIESTAS,

A LA VEJEZ, CORNUDO Y SIN BESTIAS.

 —

SI SUPIERAS MARÍA ANTONIA

LOS CAMINOS COMO ESTÁN,

NO ME MANDARÍAS POR LEÑA,

TENIÉNDOLA EN EL CORRAL.

 —

ESTÁS COMO LOS PERROS DE TÍO QUINQUILLO,

QUE CUANDO LES SALÍA LA LIEBRE

LES ENTRABA GANAS DE MEAR.

   No penséis que ésto sólo era cosa de mi padre; si les damos la oportunidad, todas las personas mayores tienen un cofre dónde guardan joyas de esas que no se pueden robar, sólo guardar y transmitir desde el cariño y la ternura.

   Si aun tienes la oportunidad de escuchar a tu padre, hazlo; aprenderás y algún día -que deseo muy lejano- comprenderás, que es una de las satisfacciones mayores que tendrás en tu vida. Y ahora no hablo de folklore.

5 pensamientos en “En recuerdo a mi padre

  1. Querido Tomas, por la via que me entero te «acompaño en el sentimiento», que ellos asi lo dirian, tanto tu padre como el mio, hombres de bien curtidos al sol y que tantos sueños acariciaran mirando a las estrellas al tiempo que reponian fuerzas. No sientas pena de haberlo perdido, sino alegria de haberlo tenido.

  2. Tomás que sepas que de vez en cuando le echo una visual a tu página. Tu sabes que a mi me gusta todo esto de las coplas, por eso te sigo un poquito. Um abrazo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *