TRAS LOS PRESTINES

  Pasó el tiempo de los prestines. Cantamos, compartimos mesa y buenos momentos con familiares y amigos, los Reyes Magos se portaron mejor que con el niño de las abarcas -te recomiendo que leas el poema “Las desiertas abarcas”, de Miguel Hernández- y otra vez volvemos a la, cada vez más frecuentemente, ansiada normalidad.

  No todo fue bueno. Hubo resfriados, gripes y la muerte -así de demodelor hay que anotarlo- de personas queridas: mi tía Juana -a la que siempre recordaré sonriendo cuando hablaba con mi padre, su primo Encarnación-, Marisa Vallejo y, ayer, Óscar Infante. Lo de Óscar, desolador, trágico. 45 años… Se siente rabia, incomprensión, desesperanza, fraude vital…

  Y la vida sigue.

  Pero hoy, no tengo ánimo de coplillas. Es tiempo de reposo. Mañana anotaré alguna.

Un pensamiento en “TRAS LOS PRESTINES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *