GAFAS DE CERCA

   La madrugada fue como las de anteriores 5 de julio: el desvelo de la conciencia de la ausencia. De nuevo regresó el recuerdo de aquel abrazo en el que nos fundimos mi padre, mi hermano y yo cuando ella, después de luchar como solo las madres saben, se entregó a la oscuridad eterna. Y en el silencio y con la intimidad de la noche, me reencontré con multitud de momentos y detalles que solo madre e hijo conocen, hilos invisibles con códigos secretos que solo ella y yo podríamos descifrar. Siempre, pero ahora, pasado el tiempo, de ella solo me quedan recuerdos de miel.

   Luego llegó la mañana, turbia y agitada, con nubarrones. En medio, breve visita al cementerio: “Sigo aquí, junto a vosotros…”

   Cuando el calor de la tarde empezaba a romper hasta la paz de la sombra, llegó Mario, portador de versos envueltos en sentimientos maternos. Abriendo su Gafas de cerca, estos versos:

Hoy, que más que primaveras

cumplo otoños,

que más que soñar, recuerdo,

descubro los colores que he ganado

y vivo las nostalgias que aprendí

sin saber que la memoria

las guardaba.

   Y, sin buscarnos, nos encontramos ahí, en el rincón donde se funden las emociones y hasta las palabras –que tan magistralmente enlaza Mario- resultan innecesarias.

   Gracias Mario. Sentí tu visita como fuente de piedra –agua fresca y chorro perezoso-, que aparece en el recodo del camino cuando la sed aprieta.

 

Un pensamiento en “GAFAS DE CERCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *