DIARIO DE UN CONFINADO (15)

Día 15. 28/03/20. Sábado.

 ¿Te imaginas cómo estarían los Héroes de Baler?

Ante el asedio de los filipinos insurrectos, el destacamento español destinado en Baler (población de la isla filipina de Luzón), se refugió en la iglesia, donde permaneció durante 337 días. Sé que conoces la historia, pero hoy te la recuerdo.

En 1896 la sociedad secreta filipina Katipunan inició una insurrección contra el gobierno colonial español que, en 1897, consiguió que los líderes revolucionarios filipinos se exiliaran en Hong Kong y, aparentemente, todo volviera al orden. Un espejismo.

El 15 de febrero 1898, los Estados Unidos prendieron fuego a la mecha, mediante el hundimiento del Maine en Cuba, iniciándose la Guerra Hispano-Estadounidense.

El 1 de mayo, el ejército americano hundió la flota española en la Batalla de Cavite, en la Bahía de Manila. Al olor de la debilidad española, volvieron los insurrectos filipinos armados y financiados por los norteamericanos. El destacamento de Baler, fue atacado por los revolucionarios filipinos y se encerraron en la iglesia. Era el 1 de julio de 1898.

Aislados, con escasa munición, sin apenas comida, sin información fiable… No se fiaban de los noticias que los propios revolucionarios les transmitían sobre el hundimiento de la flota española, la finalización de la guerra… Los sitiadores enviaron en agosto a dos franciscanos españoles que tenían prisioneros para que los convencieran, pero nada. Los franciscanos se unieron a la compañía.

Cinco meses y diez días después, el 10 de diciembre, se firmó el Tratado de París con el que se daba fin a la guerra y por el que España abandonaba Cuba, que se independizó, y cedía a los Estados Unidos Las Filipinas, la isla de Guam y Puerto Rico, a cambio de 20 millones de dólares.

A finales de mayo, el emisario fue el teniente coronel Aguilar, enviado por el Estado español para sacarlos de allí y llevarlos a Manila. No consiguió su objetivo pero, entre las noticias de algunos periódicos que dejó allí, encontraron una que no podía ser inventada. Fue así como se convencieron y, tras 337 días, los soldados del destacamento de Baler y los dos franciscanos, decidieron rendirse. Era el 2 de junio de 1899. Fueron, LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS.

Tranquilidad, nosotros, también españoles, solo llevamos 15 días y en mejores condiciones.

Esta hermosa canción -por cierto, una habanera-, fue el tema de la película “Los últimos de Filipinas” (1945). Si no tienes otro plan, no quedaste con alguien para tomar una copa, ver el partido de fútbol, ir a cenar con la familia… en fin, no sé, cualquier cosa de las que se hace los fines de semana, te recomiendo que te bajes la película y la veas en buena compañía. Aquí te dejo el tema musical, una versión actualizada de la tierna voz de Marina Rosell. Una maravilla.

Y los datos, al alza: 72. 251 diagnosticados; 5.812 personas muertas; 12.285 pacientes dados de alta.    #QuédateEnCasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *