MIENTRAS TE CANTO UNA COPLILLA (20) Roca-Amador y Reposo

Pasado agosto, con septiembre en curso, se inicia un nuevo ciclo. Agrícola y festivo. En el festivo, primero con las vírgenes (el día 8 de septiembre es conocido como el día de las Diez Mil Vírgenes) y luego las ferias de ganado que, desde el siglo XVIII y algunas incluso antes, se celebran por todas partes.

Septiembre fiestero que empieza por Santa Raquel y termina con San Miguel.

En este caso el refranero aprovecha las rimas: Santa Raquel es el 2 y San Miguel el 29 de septiembre. Por las fechas, más exacto es este otro aunque no concrete por dónde han de llegar las desgracias:

Del mes que entra con abad y sale con fraile, Dios nos guarde.

Abad San Gil el 1 y fraile San Jerónimo el 30 de septiembre.

En el entorno de Encinasola –que dada la benevolencia de las comunicaciones siempre miró más hacia Extremadura que hacia la Sierra de Huelva- a la finalización de la feria de Higuera la Real seguía la marocha, luego la de Fregenal de la Sierra y, poco después, próxima al veranillo del membrillo, dejando atrás San Miguel, se remataba con la gran Feria de Zafra. Ganado y tenderetes con utensilios, semillas y telas, iban de feria en feria. Alrededor de cada una, títeres, marionetas, representaciones cómicas, carromatos con atracciones, hombres embaucadores y otros entretenimientos, desfilaban de pueblo en pueblo.

De antiguo, la festividad de la Virgen de Roca-Amador de Encinasola siempre se celebró el 8 de septiembre y la Virgen del Reposo, patrona de Valverde, el 12. Pero en los últimos años las ferias y fiestas han sufrido una enorme transformación en el ámbito rural y sus hermandades se han visto obligadas a acomodar las fechas al fin de semana más próximo. En la misma medida, las ferias han también han adaptado sus fechas a los fines de semana. Otra tara para el ámbito rural que se ve obligado a renunciar a los días señalados por la tradición, vendiendo el sentido religioso y el asiento de la tradición, por la diversión y el realce de la función económica que toda fiesta entraña. Una cuestión de supervivencia.

Por estas causas, tanto la Virgen de Roca-Amador como la Virgen del Reposo hubieran procesionado hoy sábado 12 por las calles de sus poblaciones. Curiosamente, en el caso de la Virgen del Reposo hubiera coincidido este sábado con la antigua fecha. Pero de nuevo el COVID-19 se hace presente arruinando la ilusión de sus hermandades, fieles y las gentes de Encinasola y Valverde del Camino.

Yo, con el corazón repartido, dedico hay una coplilla a cada una de Ellas.

A la Virgen del Reposo, esta sevillana tradicional la recogí en Dicen que Valverde tiene… (2010):

Y a la Virgen de Roca-Amador este fandango inédito de creación propia:

Siempre procuro una música especial. Hoy la hermosa Marcha de la Virgen de Roca-Amador, del más insigne de los marochos de los últimos tiempos: Abel Moreno Gómez, con el que el pueblo de Encinasola estará siempre en deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *