DIARIO DE UN CONFINADO (22)

Día 22. 04/04/20. Sábado.

La tarde está gris y nubosa, con lluvia intermitente. Cae un chubasco, luego deja… El sol hoy no se ha levantado. Un día desconcertante.

Pero no solo en lo meteorológico, en todo está igual. Estamos de vacaciones, pero no son vacaciones. Empieza la Semana Santa, pero no habrá procesiones -no me refiero a que no esté presente el sentimiento religioso ni el rezo silencioso, sino a eso, a que no veremos esas bellas representaciones artísticas procesionando por las calles y el sinfín de emociones y sentimientos que desatan-. Hay gurumelos, pero no podemos ir a buscarlos. Y de nosotros, las personas, qué decir… Un día más de encierro. Estamos como «malcornado» que dicen en Encinasola. Eso, que ni sí, ni no. Un día de media capa, que diría mi abuelo Manuel.

¿Qué estás leyendo? Para un día así, no hay mejor refugio que la lectura. Un libro. No cualquiera, sino el adecuado. Porque quien crea que leer es aburrido, es porque aún no encontró el libro aparente. Lo decía Cervantes: En algún lugar de un libro hay una frase esperando para darle sentido a nuestra existencia. Y yo añado, o para ofrecerte una sonrisa.

Es un gran atrevimiento el mío recomendarte un libro, porque cada zapato tiene su horma y no sé ahora qué número calzas, ni en qué momento te encuentras. A pesar de todo, me arriesgaré, aunque pasearé por caminos tan seguros, por libros que seguramente hayas leído.

¿Quieres reír? Te sugiero La tesis de Nancy, de Ramón J. Sénder. Una novela de los años sesenta que, si te trasladas a la época, te divertirá.

¿Una lectura desenfadada y facilona? El asesino de la regañá, de Julio Muñoz Gijón, el Rancio Sevillano. El apodo del autor, lo dice todo.

¿Una buena novela para una semana? El maestro de esgrima, de Arturo Pérez Reverte. Fiabilidad y reposo.

¿Algo tierno? Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. Abre el libro por cualquier parte, lee un capítulo aislado. Un libro que siempre tengo en la mesita de noche.

¿Un poco de poesía, con la hermosura de la sencillez? Lo que quieras de Antonio Machado. Sabiduría popular.

O cualquier otro, pero la lectura es una de las mejores opciones. Con un libro en las manos, nunca te aburrirás.

Hoy ha muerto Luis Eduardo Aute. Me encanta su música. Mi sencillo homenaje con «De alguna manera».

Y los fríos datos: 124.736 (+7.026) diagnosticados; 11.744 (+809) personas muertas; 34.219 (+3.706) pacientes dados de alta.      #QuédateEnCasa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.