Noviembre

Dichoso mes que entra con Tosantos y sale con San Andrés.

hqdefault

  Los campos siguen con sed. Aún no ha llovido lo necesario. Si continuara vigente el tradicional ciclo del trigo, ya estaría la tierra arada, los cereales sembrados y el piojalero mirando al cielo. Dice el refrán: 

En acabando noviembre, quien no sembró, que no siembre.

  Pero ya no se siembran cereales en el Andévalo, ni en parte ninguna de la provincia.

     Antes, desde septiembre ya se cantaba

YA TENGO LA HARINA EN CASA

QUE LA TRAJE DEL MOLINO

Y AHORA ESTOY PREPARANDO

LA PAREJA DE COCHINOS.

    Pero esta copla, también ha caducado: ni hay molinos harineros, ni se engordan cochinos en el corral para la matanza. Antes, era cosa imprescindible si se podía:

No llenarás bien la panza, si no haces buena matanza.

Cochino matado, invierno solucionado.

152_1   Ahora todo es más fácil. Pero distinto.

  Los campos están vacíos, sin gente. Solo los fines de semana se pueblan de cazadores.

   El otro día, releyendo una vez más pasajes de Patero y yo, encontré esta reflexión:

– Platero, ¿habrá un paraíso para los pájaros?

   Entonces, recordé que ahora empieza el tiempo de los cazadores.

 

 

1 comentario en “Noviembre

  1. Precioso calendario de un campo que ya no es. En Álora usábamos un refrán referente a las obradas de siembra: «Por San Andrés ni a tu padre se las des, ni quince días antes, ni quince días después» Creo que va en el hilo de lo que apuntas, amigo Tomás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.