COPLAS DE LA NOCHEBUENA MAROCHA (3) La frontera.

A medida que avanzó la reconquista, España y Portugal tuvieron que ir delimitando la frontera, La Raya. En el Tratado de Alcañices (1297) acordaron sus límites, salvo en tres puntos que no hubo acuerdo: una en Salamanca (en el entorno de Ciudad Rodrigo, las villas de Almeida, Sabugal y San Felices de los Gállegos); otra en Badajoz (Olivenza y Campo Mayor) y otra en Huelva, en las últimas estribaciones de Sierra Morena, que no llegaron a delimitar los términos de Moura y Aroche.

Restos del Castillo de Encinasola.

Se adivinaba una zona de conflicto de largo recorrido. Para la defensa de la frontera en la comarca, el Reino de Sevilla mandó construir una serie de castillos -la Banda Gallega-, entre los que se encontraba el de Encinasola. En torno a él se iría vertebrando el pueblo.

Posteriormente, en plena Guerra de Restauración Portuguesa (1640-1668), tras la práctica destrucción del Castillo de Encinasola, entre 1645 y 1650 se construyeron los fuertes de San Juan (en el llamado Cerro de La Horca) y de San Felipe (en honor de Felipe IV, junto a la Peña del Murillo). Dos robustos baluartes, de base circular y dos varas de pared, que permanecen en pie, aunque han pasado por distintas fases hasta las recientes restauraciones. 

Y el pueblo canta.

Hoy la música es de Encinasola. No es el mejor vídeo, ni tiene el mejor sonido, pero muestra la tonada con la que se canta la letra que hoy presento en la tarjeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.